24 feb. 2012

Genoma humano, low cost y en USB


Científicos en Reino Unido desarrollaron un dispositivo, con forma de USB, que permite leer secuencias de ADN y luego descargar los resultados en el computador. Hace tres semanas Life Technologies una empresa con sede en California, anunció el lanzamiento de un nuevo secuenciador de ADN, el Ion Proton, capaz de describir un genoma humano entero (deletrear los 3.000 millones de bases —ACGT— de la doble hélice) en un día y por tan solo 1.000 dólares (765 euros, menos que el Android más caro). Detrás de esta presentación, que repitió la semana pasada en Davos con ocasión de la celebración del Foro Económico Mundial, se encuentra Jonathan M. Rothberg, todo un personaje, a quien la prensa estadounidense ha definido en alguna ocasión como el Steve Jobs de la biotecnología por sus esfuerzos en convertir los secuenciadores de ADN en un producto de uso habitual en hospitales y clínicas. Pero también por su habilidad en el control de los mecanismos de la publicidad.




Podríamos establecer y eliminar el origen común de numerosos males como el cáncer, las enfermedades mentales o los trastornos degenerativos. De que se abriría una era de diagnósticos, tratamientos y fármacos personalizados para cada ser humano en particular. Desaparecerían las malformaciones hereditarias, detendríamos el envejecimiento, accederíamos a un nuevo tiempo donde la enfermedad y la vejez comenzarían a ser cosa del pasado. Se escribieron incontables artículos sobre los riesgos éticos del control sobre el ADN, de las patentes genéticas y los habituales aficionados al síndrome de Frankenstein nos previnieron una y otra vez sobre los peligros de jugar a ser Dios.


En trabajo más reciente, ha permitido a los investigadores crear la imagen con mayor resolución tridimensional del genoma humano. La técnica ha consistido en romper el genoma humano en millones de trozos y mediante ingeniería inversa representarlos de forma tridimensional (Nota: Lo cierto es que es bastante más complejo de explicar).
Publicar un comentario